EL PACIENTE CON ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Y SU HIGIENE PERSONAL

MANTENER LA HIGIENE PERSONAL DE UN PACIENTE CON ENFERMEDAD DE ALZHEIMER ES ALGO QUE PUEDE SER DIFICIL PARA EL CUIDADOR DEBIDO A QUE EL MAL DE ALZHEIMER OCASIONA DEPRESION EN LA PERSONA Y POR ESTA RAZÓN ELLA PIERDE EL DESEO DE ESTAR PRESENTABLE, DE BAÑARSE, ARREGLARSE Y PERMANECER EMPERIFOLLADA.  Así mismo, hay quienes pueden sentirse apenadas al desvestirse, incómodas por la presencia de alguien en el baño mientras se ducha o tenerle miedo a los espejos o al ruido que produce el agua al caer. 

Para ella puede ser confuso y aterrador el hecho de tomar una ducha por todo lo que esto implica, tiene que realizar un conjunto de acciones y de elecciones, que pueden ser muy complejas, como el tener que desnudarse, llenar la bañera o abrir la llave adecuada o peor aún, tener que graduar la temperatura del agua, jabonarse, juagarse, secarse y volverse a vestir.

Por haber perdido la noción del tiempo, para ella una semana puede equivaler a un día, por lo tanto no necesita bañarse porque “ayer” lo hizo, por lo consiguiente, es frecuente que tu mamá rechace el baño por esta razón y por las mencionadas arriba y si tu le insistes para que lo haga, puede originar una reacción agresiva de su parte.  

Ten muy en cuenta que así como tú tienes una rutina para bañarte y para arreglarte, ella también la ha tenido durante TODA SU VIDA, por esta razón, es fundamental que le respetes esa rutina, es decir si a ella le gusta bañarse en la mañana, en la noche, todos los días , cada tercer día, una vez a  la semana…, es importante que te bases en sus hábitos anteriores para que le crees una rutina para su ducha, siempre a la misma hora, en el mismo sitio, siguiendo los mismos pasos o secuencia, es decir, lavarse los dientes, lavarse la cara, al bañarse el cuerpo primero el cuello, los brazos, las axilas, las piernas y finalizando por sus zonas íntimas (anterior y posterior), luego ayúdala o dirígela para que se seque muy bien especialmente donde hay pliegues cutáneos como entre los dedos de los pies, las axilas, las ingles y debajo de sus senos, así evitarás la aparición de hongos o infecciones bacterianas y por último guíala para que se vista.

La higiene oral es tan importante como la del cuerpo, sin embargo en ocasiones es olvidada o descuidada. Asegúrate de que se lave la lengua y la parte interna de las mejillas, así mismo,  comprueba que no tiene heridas en el interior de su boca y que ningún diente le duele, recuerda que para tu mamá puede ser imposible decirte que tiene alguna dolencia.

En caso de que para ella difícil lavar su prótesis dental, tú debes cepillársela después de cada comida y en la noche dejársela en agua tibia con un producto desinfectante especial para prótesis, así mismo, asegúrate que la prótesis le quede sujeta y que no le esté causando heridas en su boca.     

Es importante que todos los días le chequees las uñas de las manos y especialmente que se las mantengas limpias y cortas, sin embargo,  no se las debes dejar demasiado cortas. En cuanto a las uñas de los pies, es aconsejable que le pongas los pies en agua caliente antes de arreglárselas, así estarán blandas y será mucho más fácil cortarlas rectas  y no muy cortas para evitar que alguna se le encarne, así mismo, es indispensable que le revises los pies 2 veces al día (a la hora del baño y cuando la estás acostando) para que busques alguna posible herida, recuerda mirar en medio de sus dedos.

Es de vital importancia que le pongas mucha atención a su zona genital, porque es muy propensa a desarrollar infecciones debido a la humedad, especialmente si ella tiene incontinencia, por lo tanto debes lavarle muy bien esta zona TODOS los días.

En cuanto al uso del desodorante, te recomiendo que lo utilices en roll-on,  ten mucho cuidado si es en aerosol porque puede estar muy frio y ponerla nerviosa o molestarle su olor.

Aplícale una crema hidratante en TODO su cuerpo, desde su cuello hasta sus pies, cuando se la estés aplicando, aprovecha para darle un masaje relajante.  De igual manera, aplícale cremas humectantes en su cara y bloqueador solar así vaya a estar en casa.

Si a tu mamá le ha gustado maquillarse, ayúdala para que lo siga haciendo, o hazlo tu por ella sin variar su estilo. Complácela utilizando sus colores favoritos y verifica si es alérgica a algún producto de belleza.

Y por último, invítala para que se mire en el espejo y vea cuán guapa quedó,  elógiala por lo bien que huele y lo bonita y elegante que está.

Te sugiero que tengas muy en cuenta todos los puntos que te indiqué y que si aún no los estás realizando, los pongas en práctica a partir de hoy.

Te invito, para que ahora mismo, amplíes la información sobre este tema leyendo el artículo “Aseo Personal. Una de las situaciones más complejas para el paciente con enfermedad de Alzheimer”.

Un saludo muy especial,

Shary Mogollón C.

Anuncios

Acerca de enfermedadealzheimer

Shary Mogollón C.
Esta entrada fue publicada en El Cuidador y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s